Escucha español en la radio

RNE es la radio pública en España y tiene muchos programas que pueden interesarte. Hablan rápido, es verdad, pero es un buen ejercicio de escucha. Si te gusta estudiar español, te recomendamos este audio:

El español y su importancia creciente


Ostravica-Textilia... Cuando los edificios lloran

KATEŘINA GOLASOVSKÁ

Cuando estamos dando un paseo por Ostrava podemos escuchar varios sonidos. Oímos los gritos de la calle Stodolní, que es famosa por la abundancia de bares que hay allí, el estruendo que suena de las minas donde se extrae el carbón, la música producida por los artistas de la calle…Y si escuchamos detenidamente, percibimos el gemido de un edificio viejo que normalmente no llama la atención, aunque hace mucho era un orgullo que atraía a la gente de la ciudad. Estamos hablando sobre Ostravica-Textilia, un centro comercial de principios del siglo XX con un gran valor arquitectónico y monumental, un centro comercial que tenía un nivel muy alto y era tan lujoso que en toda Checoslovaquia no había ninguna competencia con la que podía ser comparada.

katka1

Para que entendamos al ambiente que dominaba allí, hay que volver casi cien años atrás. En cuanto el cliente entraba por las puertas aparatosas, le daba la bienvenida el personal profesional. Uno podía fijarse en la decoración del atrio, que se cambiaba cada noche después de cerrar la tienda, y oler el aroma de los productos cosméticos que se vendían cerca de la entrada. Debajo de sus pies rechinaba el suelo de madera. Sus siguentes pasos le llevaban delante de una escalera: la mayor belleza de todo el edificio, que ganó el premio internacional de los arquitectos “Grand Prix” en Madrid. Cuando el cliente las subía, podía refrescarse en una pequeňa cantina en el segundo piso. “Desde la cabeza, hasta los talones va a vestirle Ostravica Textilia” proclamaba el eslogan, y tenía razón. La gente podía llegar desnuda e irse vestida con buen gusto.

Todo el centro comercial estaba dividido en varias secciones que ofrecían un surtido de ropa, por ejemplo, la moda para los jóvenes, el mostrador con ropa para las mujeres, el de la prenda interior, la tienda donde se vendían telas por metros, mercancías de cuero, también allí había un sitio donde se organizaban los desfiles de moda …. El cliente siempre podía elegir y solía salir contento.

La obra de estilo funcionalista fue abierta para el público el año 1930 y después fue unida a la casa de Ignas Schulz en el año 1931 y con el banco Comercial e Industrial en el año 1934, así que se creó un complejo gigante de cuatro arquitectos excelentes (Marie Fommer, Felix Neumann, Julio y Wundibald Deininger). La base de los cuatro pisos era un esqueleto de hierro y hormigón incrustado con vidrio y mármol.

La Ostravica-Textilia ha tenido una fortuna diversa. Ha pasado por etapas de auge y etapas de tragedia. Sobrevivió al bombardeo de Ostrava en el año 1944 y soportó la nacionalización comunista. En estos casos la desgracia necesitó vestir al centro solo desde la cabeza hasta su cintura, pero el año 2000 llegó y decidió vestirla hasta sus talones. El entonces propietario Kamil Kolek hizo unas reconstrucciones pequeñas, pero no profesionales, con las que hizo daño a la estética de todo el edificio. El 7 de abril del 2000 se abrió el centro comercial como siempre, pero dos horas después de la apertura se derrumbaron tres techos y una parte del tejado. Fue un milagro que no fuera herido ninguno de los clientes. Y aquí empezó el final triste de todo el centro comercial…

De manos de Kamil Kolek llegó el edificio a una compañía, Amadeus Real, que quería recuperar todo el complejo y devolverle su alto nivel, pero no fue así. La compañía lo descuidó y no hizo nada para mejorar la situación. El gobierno de la ciudad dejó de mirar por ello y no quiso litigar.

Hace poco Ostravica-Textilia fue vendida a otra compañía que tiene relación con Amadeus Real y no se sabe si intentará a hacer algo más que su predecesor. El comportamiento de la ciudad es pasivo y aunque pone cara de que trata de poner todo en orden, el estado actual de este edificio nos enseña la verdad.

Ahora cuando pasamos al lado de Ostravica-Textilia nos dan la bienvenida solo los rostros de los carteles que están pegados en sus paredes, percibimos el olor de putrefacción y oímos cómo cruje su base y cómo llora. Difícilmente podemos decir quién es el culpable. Podemos solo discutir si es por la reconstrucción de Kamil Kolek, la indeferencia de Amadeus Real, el déficit cultural de la dirección de la ciudad o solo el orgullo de Ostravica-Textilia que ya predecía su caída.


La cultura checa

LENKA KRŮPOVÁ

Casi cada extranjero sabe algo sobre nuestro país. Por lo menos, que los checos beben mucha cerveza y les gusta el fútbol. Pero este solo rasgo no crea nuestra cultura. También hay que mencionar la cocina checa, nuestra mentalidad y sobre todo las costumbres de este país.

Empezamos por la cocina. Como la República Checa se sitúa en la Europa Central, su clima templado influye en la alimentación que es más potente que en los países del Mediterráneo. Los ingredientes más destacados son las patatas, los cereales, las legumbres, la col y la carne. De la fruta podemos destacar las manzanas. El típico almuerzo se compone de dos platos: primero se come la sopa y el segundo es, por ejemplo, carne de cerdo con bolas de harina y la col cocida que es la comida más relevante. Finalmente, después de comer, el auténtico checo toma una cerveza.

El carácter de los checos es variable. Paseando por la calle nos puede parecer que nuestra nación es una banda de gente desagradable siempre deprimida, que tiene prisa y casi sin optimismo, solo que está criticando algo y quejándose de todo. Es verdad que la falta de tiempo o los problemas del trabajo pueden ser unas de las causas de la pérdida de buen humor, pero no siempre es así. A los checos les encanta salir con los amigos y charlar. Van al cine, teatro, conciertos o solamente van a un restaurante o cafetería donde son mucho más alegres y divertidos. Hablando de sus cualidades, tendría que decir que son puntuales, hospitalarios y muy trabajadores, aunque, en lo último, no estoy segura de que se pueda decir lo mismo sobre los estudiantes.

En cuanto a nuestras costumbres y tradiciones, hay que mencionar que están muy relacionadas con el folclore que mantiene la artesanía, la danza y la música folclórica. Los típicos instrumentos de la República Checa son el címbalo, el violín, las gaitas, el contrabajo y varios tipos de silbatos de madera. La música suele estar acompañada con el canto. Además, cada pueblo tenía, y todavía tiene pero en menor cantidad, su típico estilo de la música, su propio traje y diferente dialecto. Entre las tradiciones más peculiares pertenecen, por ejemplo, las costumbres realizadas durante la Semana Santa, especialmente durante el Lunes de Pascua cuando las chicas pintan los huevos para darlos después a los chicos. Otra costumbre podría ser la celebración del Día de San Nicolás que es el 6 de diciembre, sin embargo, la festividad más conocida es la del 24 de diciembre cuando celebramos el nacimiento de Jesucristo y nos regalamos los presentes.

Los checos se consideran como una nación de cultura. Todo aquello que la crea se refleja en las obras de los artistas famosos checos. Creo que en la República Checa tenemos bastante teatros, museos y galerías u otros lugares donde podemos observar esas obras y así conocer más de este singular país.

vanocni koncert radnice OSTRAVA

Concierto en el ayuntamiento viejo de Ostrava silesiana